Jamás Estaré Arrepentido del 1ro de Marzo de 1954 como Jamás me Arrepentiré de Luchar por mi Patria

En el día de hoy, 2 de marzo, ha partido, rodeado del amor de su familia y su pueblo, el querido Patrita boricua Rafael Cancel Miranda.
Toda su vida al servicio de la lucha por la independencia de su amado Puerto Rico.
 
El que asaltó el Congreso de los Estados Unidos un 1ro de marzo de hace 66 años junto a Lolita Lebrón, Irvin Flores y Andrés Figueroa, para llamar la atención internacional sobre la situación colonial de Puerto Rico, y por cuya osadía fue condenado a prisión perpetua.

 
Gracias a la intervención de Fidel se logró la amnistía bajo el gobierno de Carter. Tras 25 años de durísima prisión en cáceles de EE.UU, recupera la libertad en 1979 para seguir luchando por su pueblo.
 
Hasta hace muy poco recibíamos sus mensajes todas las semanas. Recordando a sus compañeros, resaltando el cumpleaños del querido Oscar López, siempre con un poema de su autoría porque Cancel Miranda también era poeta. O comentando un libro, denunciando al colonialismo yanqui y llamándonos siempre a no desistir en nuestras luchas.
 
¡Pa’lante siempre! Nos decía al final de sus mensajes y agregaba en rojo: “Se llega más pronto a la meta de pie que de rodillas”
 
Así nos anunció su noveno libro “Más allá del espejismo” que se presentó el 22 de enero auspiciado por el Comité Pro Derechos Humanos de Puerto Rico.
 
“Que yo soy puertorriqueño
de los pies a la cabeza
y no hay poderes ni hay imperios
que me agringuen la conciencia”.
En su profunda convicción por defender las causas justas, Don Rafael no dudo un instante en acompañaros en Washington DC durante la lucha por la libertad de los Cinco Patriotas Cubanos y por el fin del criminal bloqueo de EEUU contra Cuba.
 
Nos conmueve profundamente su partida y es difícil sortear la sensación de orfandad cuando más falta hacen hombres de su talla, su amor a la Patria y su coraje.
Tal como él lo pidió, no habrá banderas a media asta, ni un minuto de silencio.
Un aplauso infinito a su vida, su dignidad y valentía. Con el puño bien en alto junto a su espíritu rebelde, para decirle a los yanquis:
 
¡Viva Rafael Cancel Miranda! ¡Viva Puerto Rico Libre!
 
¡Hasta la Victoria Siempre!